fbpx

Lección 6 – Sufrimos no por lo que nos pasa, sino por lo que interpretamos

Lección 6 – Sufrimos no por lo que nos pasa, sino por lo que interpretamos Elemento anterior Lección 5 - Resiliencia y... Siguiente elemento Lección 7 - Vergüenza, la...

Este ensayo expresa muy bien como sufrimos no por lo que nos pasa, sino por lo que interpretamos. Adquirir consciencia de nuestros pensamientos y por lo tanto interpretaciones es un camino maravilloso y es el primer paso para desarrollar habilidades emocionales. Enseñarlo a nuestros niños y jóvenes es un gran reto y lo mejor es: que es posible. Con esta habilidad nuestros niños y jóvenes estarán más cerca de ser felices, y conseguir sus sueños.

Te invitamos a deleitarte con este ensayo de  Viktor Frankl neurólogo, psiquiatra, sobreviviente del holocausto y el fundador de la disciplina que conocemos hoy como Logoterapia. Su libro más conocido es El hombre en busca de sentido


¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?…

¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?…

CURSO DE EDUCACIÓN EMOCIONAL APLICADA ONLINE

Apúntate al turno que mejor te convenga Abril, Mayo o Agosto 2020

Un pago por hogar

Conocer el sistema emocional a través de teoría y practica con ejercicios, y actividades desarrollados en niñosjóvenes y educadores

Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.

Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones.

sufrimos por lo que interpretamos 350x300

Cada día estoy más convencida de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente como: ¿Por qué no me llamó? ¿No piensa buscarme? ¿Por qué no me dijo lo que yo quería escuchar? ¿Por qué hizo lo que más me molesta? ¿Por qué me ha mirado ese de forma rara?.

No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.

Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace, o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos “han hecho daño”, siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas incluso ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.

Un claro ejemplo de la enorme dependencia que podemos llegar a tener con otra persona es cuando hace algunos años alguien me dijo:

“Necesito que Enrique me diga que me quiere aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando aunque yo sé que tiene otra familia; te lo prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace… siento que me muero”.

¡Wow! Yo me quedé de a cuatro ¿Realmente ésa será la auténtica felicidad? ¿No será un martirio constante que sea alguien quien decide nuestro estado de ánimo y bienestar? Querer obligar a otra persona a sentir lo que no siente… ¿no será un calvario voluntario para nosotros?

No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien más, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.

Las frases que normalmente se dicen los enamorados como: “Mi amor, me haces tan feliz”, “Sin ti me muero”, “No puedo pasar la vida sin ti”, son completamente irreales y falsas. No porque esté en contra del amor, al contrario, me considero una persona bastante apasionada y romántica, sino porque realmente ninguna otra persona (hasta donde yo tengo entendido) tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.

Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten, ni donde no quieran nuestra compañía. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede. Sufrimos si queremos.

La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella… ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.

“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertad-es humanas: la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino para decidir su propio camino”

No eres Tú, soy Yo

Tras esta lectura te proponemos el siguiente ejercicio para que lo desarrolles los próximos 21 días. Mientras caminas hacia algún lugar o haces alguna tarea doméstica o estás haciendo algo que te permita estar “sin pensar”, prueba a observar ese silencio y a escuchar, lo que te dices, lo que te suena, la radio interior, en qué está sintonizada… ¿Qué cosas dice el locutor? ¿Son buenas? ¿De quién está hablando?. Apúntalas. Al cabo de 21 días, mira la lista a ver qué pasa

Te dejamos esta imagen que te puedes descargar “No eres tú, soy yo” para ponerla en algún sitio que te recuerde este propósito
no eres tu soy yo

Foto de Suzanne Tucker – Número de la imagen 58601296

Además te recomendamos leer nuestra sección de Habilidades emocionales, en la que encotnrarás información sobre el cambi oen los niños y actividades para trabajar las habilidades emocionales

1 Comentario

  • Trackback: Raúl Hernández González

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Corazón.png

Me ha encantado el curso. Se crea un ambiente de trabajo muy agradable en el que aprendes practicando.
¡Estoy deseando tener un poco de tiempo para ponerme a practicar con todo el material que tenemos! Primero conmigo y también con los niños.
Enhorabuena por el curso, tu trabajo e ilusión.Genial!

Sandra 45 años - Madre de dos hijos de 11 y 13 años
AMOR.png

Yo soy profe y ahora asesora en un centro de formación. Te pongo en mi lista de ponentes con varias estrellas para que puedas ayudarnos en la formación al profesorado.

El curso me ha gustado mucho porque explicas los conceptos de forma clara y siempre ilustrados con ejemplos de tu práctica en las aulas. Ademas se puede percibir las ventajas de esta educación emocional no solo para la propia gestión de las aulas, de la conducta  sino para una visión de la vida y una gestión de sus propias emociones que nos llevarían a una convivencia mejor y a ser mas felices.
Beatriz 50 años | Asesora en formación al profesorado
acepto-como-te-sientes.jpg

¡El Parque nos has dado un montón de herramientas en el curso online de Educación Emocional Aplicada para poner en práctica tanto en casa como en el aula y  estás pendiente de que todo el mundo haya entendido todo bien!

Oihana 37 años- madre y emprendedora
Corazón.png

Buenísimas herramientas para trabajar con mis pacientes en terapia y para trabajar conmigo misma, que es el principio del camino de la educación emocional. Me ha encantado como se ha conectado con las necesidades que teníamos todos los asistentes al curso. Muchas gracias

Paloma 24 años - Psicóloga
ALEGRIA.png

“Me ha encantado el curso de educación emocional, Mayalen explica de una forma perfecta el mundo de las emociones y las herramientas que aporta durante el curso para la gestión emocional me han resultado de mucha utilidad, tanto personalmente como aplicadas a los niños. Recomiendo este curso totalmente.

Bruna Lago - 40años- Profesora y emprendedora
Corazón.png

“El juego me ha parecido genial!!!! Puedo decir que a mí me ha servido para practicar una verdadera escucha activa. Cada pregunta te lleva a contestarla interiormente, y te acerca a situaciones donde no tienes otra opción que la de ser sincero contigo mismo y con los demás. No hay juicios, solo escucha y entendimiento..”

Patricio G. Tellechea Benítez | Coach
AMOR.png

“Jugar a Transformation hace que la gente se conozca más entre sí, sin juicios. Hace que veas en los demás la parte humana que se pierde en las relaciones cotidianas. Las veces que he jugado he podido volver a conectar con mi yo interior, con aquel yo de cuando era pequeño, y ha sido muy emotivo.”

Oscar Sanchez | Gerente MASTERTENT
1d-gesto-Me-gustaría-resolucion-de-conflictos.jpg

“Transformation GAME es un juego diferente y se hace muy sencillo empezar a jugar, según vas jugando vas entrando en un autoconocimiento en el que vas descubriendo cosas de ti y los participantes, que estaban ahí y no las habíais visto, las partidas que he podido jugar me han sido muy reveladoras y enriquecedoras, muy recomendable.”

Manuel de la Rosa. | Coach de Equipos y Analista Conductual
Carlos-Joulins-1.jpg

“He jugado a Transformation GAME con mis hijos de 5 y 8 años. Desde el primer momento les ha entusiasmado que jugáramos todos juntos y las fichas les han encantado. A la pregunta ¿Qué te gustaría ver antes de morir? Me ha sorprendido escuchar la respuesta de Ismael, nuestro hijo de 6 años”: “Me gustaría ver a mis nietos”.

Pablo Martín | Director técnico.
4.png

Las 3 cosas que me han gustado son: identificar las emociones y saber para qué sirven, la actividad de autoestima tan sencilla y reveladora y compartir con otras personas jugando.

Jorge, profesor de 2º de la ESO

Ficha de APRENDIZAJE DE EMOCIONES para utilizar en clase