fbpx

Mindfulness y gestión de la frustración en niños 

Mindfulness y gestión de la frustración en niños  Elemento anterior Mindfulness en familia Siguiente elemento YogaMusic para educadores

Soy maestra de primaria y creo que el enseñar a los niños desde pequeños a identificar sus emociones y saber cómo gestionarlas, es algo fundamental e increíblemente valioso. Por esta razón, en mis clases trato de enseñarles a hacerlo a través de distintas dinámicas, ahora también con la aplicación del Mindfulness.

Hemos estado trabajando la respiración con el fin de controlar situaciones de tensión, enfados o aquellas en las que puedan encontrarse más nerviosos, como por ejemplo, antes de un examen.

Hace un par de semanas ocurrió un incidente con uno de mis alumnos que me gustaría compartir. Fue durante el recreo con otro compañero muy amigo suyo mientras jugaban al fútbol. El amigo que jugaba en el equipo contrario, había metido gol y él en ese momento, movido por la rabia, corrió totalmente fuera de sí hacia él, agarrándole por detrás fuertemente, con lo que le rompió la camiseta y le hizo un arañazo en el cuello. Los dos llegaron llorando, el niño de la camiseta rota desconcertado al no comprender el comportamiento agresivo de su amigo. Y el otro, asustado al ver lo que le había hecho, tratándose además de uno de sus mejores amigos. No entendía cómo podía haber llegado a hacer eso y estaba muy preocupado por no haber podido controlar la situación.

 

CURSO DE EDUCACIÓN EMOCIONAL APLICADA ONLINE

Apúntate al turno que mejor te convenga Abril, Mayo o Agosto 2020

Un pago por hogar

Conocer el sistema emocional a través de teoría y practica con ejercicios, y actividades desarrollados en niñosjóvenes y educadores

 

Me quedé con él un rato hablando fuera de clase y le pregunté si le había pasado en alguna otra ocasión. Me dijo que sí, que a veces le ocurría en casa con su hermano pequeño que muchas veces le molestaba y él saltaba.

También me contó que solía tener muchos enfados cuando las cosas no eran como él esperaba o cuando, por ejemplo, sus padres hacían algún cambio de planes de última hora. Su dificultad de aceptación y adaptación a los cambios era lo que provocaba sus frecuentes enfados.

Le dije que si quería podíamos trabajarlo y me contestó que sí.  Así que le propuse tres cosas que debía hacer: apuntar en una libretita aquellos momentos concretos “de crisis” en los que se enfadara o sintiese esa rabia. Por otro lado, si quería anticiparse y poder “parar” cuando le dieran esos arrebatos de agresividad, podía tratar de identificar sensaciones físicas que le sirvieran como “aviso” (aceleración en la respiración, calor… ) Y por último, intentar aplicar las pautas que habíamos aprendido en clase sobre la respiración para bajar el nivel de intensidad del enfado.

Aunque estaba algo más calmado, aún seguía afectado porque se sentía muy triste por lo que había hecho, pero dispuesto a hacer lo que le había dicho para intentar cambiar, lo cual me pareció un buen principio.

Pasada una semana, le fui a preguntar si había hecho algo de lo que habíamos hablado. Me comentó que le había ocurrido alguna vez más con su hermano y que lo que había hecho era respirar para no reaccionar inmediatamente y a continuación, contárselo a sus padres. Pero sobre todo me emocionó cuando le pregunté si había notado alguna sensación física que le avisara y, para mi sorpresa, me dijo que sí, que había observado que siempre apretaba mucho los puños. Le dije que eso estaba fenomenal porque ahora podía tener ya una señal para darse cuenta, parar por un instante y hacer las respiraciones que le calmasen.

Esta semana, sin que yo le pidiera nada, vino a enseñarme una libreta donde tenía apuntado un enfado que había tenido con su equipo de fútbol del colegio y cómo había hecho para controlarse. Además también decía que se había dado cuenta de que sus enfados ya no eran tan intensos como antes.

Ahora, cada vez que hacemos alguna práctica en clase, es de los que más en serio se lo toma. Parece que se da cuenta de que le viene bien, y le ayuda a sentirse mucho mejor al realizarlas al poder tener más control sobre sus emociones y no al revés, como le ocurría antes.

Me siento muy contenta por el esfuerzo que está mostrando por mejorar aplicando estas técnicas y espero que de verdad le puedan ayudar.

¿Qué es mindfulness o mindful living (vivir de manera consciente)?

Mindfulness es vivir de manera consciente cuando tus remordimientos del pasado y tus preocupaciones del futuro no interfieren con tu presente.

Cuando eres libre de pensamientos del pasado y del futuro, y vives en el momento – esto es vivir de manera consciente.
Mindfulness es concentración mejorada y paciencia aumentada. (Swami Purohit)

 

 

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Corazón.png

Me ha encantado el curso. Se crea un ambiente de trabajo muy agradable en el que aprendes practicando.
¡Estoy deseando tener un poco de tiempo para ponerme a practicar con todo el material que tenemos! Primero conmigo y también con los niños.
Enhorabuena por el curso, tu trabajo e ilusión.Genial!

Sandra 45 años - Madre de dos hijos de 11 y 13 años
AMOR.png

Yo soy profe y ahora asesora en un centro de formación. Te pongo en mi lista de ponentes con varias estrellas para que puedas ayudarnos en la formación al profesorado.

El curso me ha gustado mucho porque explicas los conceptos de forma clara y siempre ilustrados con ejemplos de tu práctica en las aulas. Ademas se puede percibir las ventajas de esta educación emocional no solo para la propia gestión de las aulas, de la conducta  sino para una visión de la vida y una gestión de sus propias emociones que nos llevarían a una convivencia mejor y a ser mas felices.
Beatriz 50 años | Asesora en formación al profesorado
acepto-como-te-sientes.jpg

¡El Parque nos has dado un montón de herramientas en el curso online de Educación Emocional Aplicada para poner en práctica tanto en casa como en el aula y  estás pendiente de que todo el mundo haya entendido todo bien!

Oihana 37 años- madre y emprendedora
Corazón.png

Buenísimas herramientas para trabajar con mis pacientes en terapia y para trabajar conmigo misma, que es el principio del camino de la educación emocional. Me ha encantado como se ha conectado con las necesidades que teníamos todos los asistentes al curso. Muchas gracias

Paloma 24 años - Psicóloga
ALEGRIA.png

“Me ha encantado el curso de educación emocional, Mayalen explica de una forma perfecta el mundo de las emociones y las herramientas que aporta durante el curso para la gestión emocional me han resultado de mucha utilidad, tanto personalmente como aplicadas a los niños. Recomiendo este curso totalmente.

Bruna Lago - 40años- Profesora y emprendedora
Corazón.png

“El juego me ha parecido genial!!!! Puedo decir que a mí me ha servido para practicar una verdadera escucha activa. Cada pregunta te lleva a contestarla interiormente, y te acerca a situaciones donde no tienes otra opción que la de ser sincero contigo mismo y con los demás. No hay juicios, solo escucha y entendimiento..”

Patricio G. Tellechea Benítez | Coach
AMOR.png

“Jugar a Transformation hace que la gente se conozca más entre sí, sin juicios. Hace que veas en los demás la parte humana que se pierde en las relaciones cotidianas. Las veces que he jugado he podido volver a conectar con mi yo interior, con aquel yo de cuando era pequeño, y ha sido muy emotivo.”

Oscar Sanchez | Gerente MASTERTENT
1d-gesto-Me-gustaría-resolucion-de-conflictos.jpg

“Transformation GAME es un juego diferente y se hace muy sencillo empezar a jugar, según vas jugando vas entrando en un autoconocimiento en el que vas descubriendo cosas de ti y los participantes, que estaban ahí y no las habíais visto, las partidas que he podido jugar me han sido muy reveladoras y enriquecedoras, muy recomendable.”

Manuel de la Rosa. | Coach de Equipos y Analista Conductual
Carlos-Joulins-1.jpg

“He jugado a Transformation GAME con mis hijos de 5 y 8 años. Desde el primer momento les ha entusiasmado que jugáramos todos juntos y las fichas les han encantado. A la pregunta ¿Qué te gustaría ver antes de morir? Me ha sorprendido escuchar la respuesta de Ismael, nuestro hijo de 6 años”: “Me gustaría ver a mis nietos”.

Pablo Martín | Director técnico.
4.png

Las 3 cosas que me han gustado son: identificar las emociones y saber para qué sirven, la actividad de autoestima tan sencilla y reveladora y compartir con otras personas jugando.

Jorge, profesor de 2º de la ESO