fbpx

De una maestra a los padres: sobre ESE niño que pega, interrumpe e influencia a tu niño

De una maestra a los padres: sobre ESE niño que pega, interrumpe e influencia a tu niño Elemento anterior El juego de los niños y... Siguiente elemento 10 Pasos para enseñar a...

Hace unos días llegó a mis manos este artículo, escrito por Amy Murray, la directora de educación infantil en la Calgary French & International School en Canada. Me gustó muchísimo como trata un tema tan delicado para las partes que integran un colegio: los profesores, los niños buenos, los niños menos buenos,  los papas de unos y los de otros, los compañeros de otras clases.

Ese tema delicado es ESE niño: el que grita, el que se agita, el que interrumpe y pega, y sobretodo…¡el que molesta! ¿Es que no lo saben educar en su casa?… Sí esto lo pensamos. Tal y como lo ha expuesto esta maestra es muy posible que empieces a VERLO de otra manera… a ESA manera.

Ojalá TODOS tengamos la mirada de la maestra que escribió esta carta.

Queridos padres:

CURSO DE EDUCACIÓN EMOCIONAL APLICADA ONLINE

Apúntate al turno que mejor te convenga Abril, Mayo o Agosto 2020

Un pago por hogar

Conocer el sistema emocional a través de teoría y practica con ejercicios, y actividades desarrollados en niñosjóvenes y educadores

Lo sé. Estáis preocupados. Cada día, vuestro hijo llega con una historia sobre ESE niño. El que está siempre golpeando, empujando, pellizcando, molestando, quizás incluso mordiendo a otros niños. El que siempre va de mi mano en la fila. El que tiene un lugar especial en la alfombra, y a veces se sienta en una silla en vez de en el suelo. El que tuvo que dejar de jugar con bloques porque los bloques no son para lanzar. El que se subió a la valla del patio en el momento exacto en el que yo le decía que parara. El que tiró la leche de su compañero al suelo en un arranque de rabia. A propósito. Mientras yo le miraba. Y luego, cuando le pedí que lo limpiara, vació la caja de pañuelos ENTERA. A propósito. Mientras yo le miraba. El que soltó la más terrible palabrota en la clase de gimnasia.

Os preocupa que ESE niño desmerezca el aprendizaje de vuestro hijo. Os preocupa que absorba mucho de mi tiempo y energía, y que vuestro hijo salga perdiendo. Os preocupa que algún día le haga daño a alguien. Os preocupa que este “alguien” pudiera ser vuestro hijo. Os preocupa que vuestro hijo empiece a usar la agresión para conseguir lo que quiere. Os preocupa que vuestro hijo empeore sus resultados porque quizás yo no me dé cuenta de que le cuesta sujetar el lápiz. Lo sé.

Vuestro hijo, este año, en esta clase, a su edad, no es ESE chico. Vuestro hijo no es perfecto pero suele seguir las reglas. Es capaz de compartir los juguetes sin pelear. No lanza muebles. Levanta la mano para hablar. Trabaja cuando es la hora de trabajar y juega cuando es la hora de jugar. Se puede confiar en que vaya directamente al baño y regrese sin engaños. Cree que las peores palabrotas son “estúpido” y “tonto”. Lo sé.

Fijaos, me preocupo todo el tiempo. Sobre TODOS ellos. Me preocupo por las dificultades de vuestro hijo con el lápiz, por cómo lee las letras otro, por la timidez de esa chiquitina, y porque hay otro que lleva siempre la caja del desayuno vacía. Me preocupa que la chaqueta de Gavin no abrigue lo suficiente, y porque el padre de Talitha le grita por dibujar la B del revés. La mayoría de mis desplazamientos en coche y duchas las dedico a estas preocupaciones.

Pero, lo sé, queréis hablar sobre ESE niño. Porque la B invertida de Talitha no le va a poner un ojo morado a vuestro hijo.Yo también quiero hablar de ESE niño, pero hay muchas cosas que no puedo contaros.

  • No puedo contaros que le adoptaron en un orfanato a los 18 meses.
  • No os puede decir que está haciendo una dieta para descartar alergias alimentarias, y que tiene hambre TODO EL TIEMPO.
  • No os puedo contar que sus padres están en medio de un horrendo divorcio, y que está viviendo con su abuela.
  • No puedo contaros que empieza a preocuparme que la abuela beba…
  • No te puedo contar que la medicación para el asma le agita.
  • No puedo contaros que su madre es monoparental, y por esto entra en el colegio cuando abre la acogida matinal y se queda hasta la acogida vespertina, y después el viaje hasta casa les lleva 40 minutos y por esto duerme menos que muchos adultos.
  • No puedo contaros que ha sido testigo de violencia doméstica.

[Tweet “Sobre ESE niño que molesta en clase”]

De acuerdo, decís, entendeis que no puedo compartir información personal o familiar. Sólo queréis saber qué estoy HACIENDO al respecto de su comportamiento.

  • Me encantaría decíroslo. Pero no puedo.
  • No puedo contaros que va a logopedia, que han descubierto un retraso severo del lenguaje y que los terapeutas piensan que las agresiones tienen que ver con la frustración por no ser capaz de comunicarse.
  • No puedo contaros que me veo con sus padres CADA semana, y que ambos habitualmente lloran en estas reuniones.
  • No puedo contaros que el niño y yo tenemos una señal secreta con las manos para que me diga cuando necesita sentarse solo un rato.
  • No puedo deciros que pasa el descanso acurrucado en mi regazo porque “me hace sentir mejor oír tu corazón, seño”.
  • No puedo contaros que he estado rastreando meticulosamente sus incidentes agresivos durante 3 meses, y que se han reducido de 5 incidentes al día, a 5 por semana.
  • No puedo contaros que la secretaria del colegio ha aceptado que le mande a su despacho a “ayudarla” cuando me doy cuenta de que necesita un cambio de escenario.
  • No puedo contaros que me he puesto de pie en una reunión de docentes y que, con lágrimas en mis ojos, les he ROGADO a mis compañeros que le echen un vistazo extra, que sean amables aunque se sientan frustrados de que haya vuelto a pinchar a alguien, y esta vez, JUSTO DELANTE DE UN PROFESOR.

El asunto es que hay TANTAS COSAS que no puedo contaros sobre ESE niño. Ni siquiera lo bueno.

  • No puedo contaros que su trabajo en el aula es regar las plantas y que lloró con el corazón roto cuando una de las plantas no sobrevivió a las vacaciones de Navidad.
  • No puedo contaros que despide a su hermanita con un beso cada mañana, y le susurra “eres la luz de mi vida”, antes de que mamá se aleje con el carrito.
  • No puedo contaros que sabe más sobre tormentas que muchos meteorólogos.
  • No puedo contaros que a menudo se ofrece para sacar punta a los lápices durante el recreo.
  • No puedo contaros que estruja al pelo de su mejor amiga en el descanso.
  • No puedo contaros que, cuando algún compañero llora, cruza el aula para ir a buscar su cuento favorito desde el rincón de las historias.

El asunto es, queridos padres, que solo puedo hablaros de VUESTRO hijo. Así, lo que os puedo decir es esto:

  • Si nunca, en cualquier momento, VUESTRO hijo se convierte en ESE niño…
  • No compartiré vuestros asuntos personales con otros padres de la clase.
  • Me comunicaré con vosotros con frecuencia, y con amabilidad.
  • Me aseguraré de que haya pañuelos cerca en nuestras reuniones, y si me dejais, os sujetaré la mano mientras lloráis.
  • Defenderé que vuestro hijo y vuestra familia reciban los servicios especializados de mayor calidad, y cooperaré con estos profesionales en la mayor medida posible.
  • Me aseguraré de que vuestro hijo reciba amor y mimos extras cuando más lo necesite.
  • Seré la voz de vuestro hijo en la comunidad escolar.
  • Seguiré, pase lo que pase, buscando y descubriendo, todas las cosas buenas, asombrosas, especiales y maravillosas de vuestro hijo.
  • Os recordaré a él y a VOSOTROS de estas cosas buenas asombrosas especiales maravillosas, una y otra vez.
  • Y cuando otro padre se acerque, con quejas sobre VUESTRO hijo… Le contaré esto, una y otra vez.

Con mucho cariño,
La maestra.

 

Amy Murray es directora de la escuela infantil Calgary French & International School in Canada. Este post, que publicó en su blog, Miss Night’s Marbles y que aquí reproducimos con su consentimiento, fue traducido por madredemarte, es una carta abierta y poderosa dirigida a los padres sobre ESE chico en clase, del que se habla en casa, el que es violento, se enfada en clase, cuyos padres se preocupan por si pega o molesta. Murray es también co-fundadora de #Kinderchat (www.kinderchat.net), una comunidad de educadores infantiles en twitter. Ella es una oradora y entrenadora en el aprendizaje a través del juego, auto-regulación, gestión del comportamiento y el uso de la tecnología en su aula.

Con este artículo la intención de El Parque de las Emociones es sensibilizar sobre lo que le pasa al otro por dentro, para desarrollar la empatía, la comprensión, la tolerancia y el amor. Es además algo trasladable a todos los ámbitos de nuestra vida

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Corazón.png

Me ha encantado el curso. Se crea un ambiente de trabajo muy agradable en el que aprendes practicando.
¡Estoy deseando tener un poco de tiempo para ponerme a practicar con todo el material que tenemos! Primero conmigo y también con los niños.
Enhorabuena por el curso, tu trabajo e ilusión.Genial!

Sandra 45 años - Madre de dos hijos de 11 y 13 años
AMOR.png

Yo soy profe y ahora asesora en un centro de formación. Te pongo en mi lista de ponentes con varias estrellas para que puedas ayudarnos en la formación al profesorado.

El curso me ha gustado mucho porque explicas los conceptos de forma clara y siempre ilustrados con ejemplos de tu práctica en las aulas. Ademas se puede percibir las ventajas de esta educación emocional no solo para la propia gestión de las aulas, de la conducta  sino para una visión de la vida y una gestión de sus propias emociones que nos llevarían a una convivencia mejor y a ser mas felices.
Beatriz 50 años | Asesora en formación al profesorado
acepto-como-te-sientes.jpg

¡El Parque nos has dado un montón de herramientas en el curso online de Educación Emocional Aplicada para poner en práctica tanto en casa como en el aula y  estás pendiente de que todo el mundo haya entendido todo bien!

Oihana 37 años- madre y emprendedora
Corazón.png

Buenísimas herramientas para trabajar con mis pacientes en terapia y para trabajar conmigo misma, que es el principio del camino de la educación emocional. Me ha encantado como se ha conectado con las necesidades que teníamos todos los asistentes al curso. Muchas gracias

Paloma 24 años - Psicóloga
ALEGRIA.png

“Me ha encantado el curso de educación emocional, Mayalen explica de una forma perfecta el mundo de las emociones y las herramientas que aporta durante el curso para la gestión emocional me han resultado de mucha utilidad, tanto personalmente como aplicadas a los niños. Recomiendo este curso totalmente.

Bruna Lago - 40años- Profesora y emprendedora
Corazón.png

“El juego me ha parecido genial!!!! Puedo decir que a mí me ha servido para practicar una verdadera escucha activa. Cada pregunta te lleva a contestarla interiormente, y te acerca a situaciones donde no tienes otra opción que la de ser sincero contigo mismo y con los demás. No hay juicios, solo escucha y entendimiento..”

Patricio G. Tellechea Benítez | Coach
AMOR.png

“Jugar a Transformation hace que la gente se conozca más entre sí, sin juicios. Hace que veas en los demás la parte humana que se pierde en las relaciones cotidianas. Las veces que he jugado he podido volver a conectar con mi yo interior, con aquel yo de cuando era pequeño, y ha sido muy emotivo.”

Oscar Sanchez | Gerente MASTERTENT
1d-gesto-Me-gustaría-resolucion-de-conflictos.jpg

“Transformation GAME es un juego diferente y se hace muy sencillo empezar a jugar, según vas jugando vas entrando en un autoconocimiento en el que vas descubriendo cosas de ti y los participantes, que estaban ahí y no las habíais visto, las partidas que he podido jugar me han sido muy reveladoras y enriquecedoras, muy recomendable.”

Manuel de la Rosa. | Coach de Equipos y Analista Conductual
Carlos-Joulins-1.jpg

“He jugado a Transformation GAME con mis hijos de 5 y 8 años. Desde el primer momento les ha entusiasmado que jugáramos todos juntos y las fichas les han encantado. A la pregunta ¿Qué te gustaría ver antes de morir? Me ha sorprendido escuchar la respuesta de Ismael, nuestro hijo de 6 años”: “Me gustaría ver a mis nietos”.

Pablo Martín | Director técnico.
4.png

Las 3 cosas que me han gustado son: identificar las emociones y saber para qué sirven, la actividad de autoestima tan sencilla y reveladora y compartir con otras personas jugando.

Jorge, profesor de 2º de la ESO