Practicar la atención consciente en el presente

¿Para qué queremos practicar la atención consciente en el presente?

Todos tenemos inteligencia emocional, igual que tenemos la inteligencia matemática, lingüistica, musical, kinestésica, espacial… Y al igual que el resto de inteligencias la emocional se desarrolla con la práctica.

El primer pilar es la conciencia emocional, es decir saber qué me pasa, qué siento, qué pienso. Para desarrollar la conciencia emocional es necesario desarrollar la habilidad de estar atento y consciente en el presente. En este artículo Cómo puedo desarrollar la habilidad de saber lo que siento o pienso podrás leer qué significa exactamente eso. Este artículo forma parte del “curso en artículos” aprender a gestionar las emociones

Actitudes para practicar la atención consciente en el presente

“Si tengo posibilidad de elegir un sitio donde practicar la atención al presente, con seguridad buscaré un lugar limpio, cómodo, silencioso y acogedor. Sin embargo el mejor lugar para practicar la atención al presente es en el que me encuentro.

Si tengo posibilidad de elegir un momento en el que practicar la atención al presente, con seguridad elegiré los momentos del día que no tenga obligaciones que me apremien. Sin embargo el mejor momento para practicar la atención al presente es el que estoy viviendo.

Si tengo posibilidad de elegir la postura con la que practicar la atención al presente, con seguridad buscaré estar relajado de pies a cabeza, sin tensiones en las manos, hombros, mandíbula o cuello y sentado con la espalda erguida y con las manos sobre las rodillas. Sin embargo la mejor postura para practicar la atención al presente es la que tengo.

Para evitar enredarme con los pensamientos y las emociones y terminar distraído, atiendo a lo que vivo, con una actitud no enjuiciadora, que me permite dejar pasar los pensamientos y las emociones que me van surgiendo, sin enjuiciarme por no ser capaz de hacerlo como me gustaría.

Cuando me propongo atender a lo que vivo y me descubro distraído, primero acepto la situación, luego me sonrío y por último retomo el objeto de mi atención.  La superación de mis conflictos depende de que acepte el presente sin enjuiciarlo.

Sonreír ayuda a sentirnos bien con nosotros mismos y con lo que vivimos. Sonríe cuando te despiertes. Sonríe cuando comiences los ejercicios Sonríe cuando permanezcas atento al presente

Sesión de ejercicios en tu vida cotidiana para practicar la atención consciente en el presente

Como cualquier habilidad que queramos desarrollar es necesario practicarla. Si quieres ser bueno haciendo lazos, dando un revés en el tenis o dando clases hay que hacer muchos lazos, practicar muchos reveses o dar muchas clases.

Los ejercicios para practicar la “atención al presente” resultan útiles porque te permiten ejercitar cómo integrar la “atención al presente” a la vida cotidiana.

La práctica constante y voluntaria de atender consciente al presente es aconsejable de forma diaria, si no puedes, cada dos días, sino con la frecuencia que puedas. Necesitas 15 minutos para poder ejercitarla.

Prepárate para la sesión

Es muy bueno hacer 2 cositas antes de empezar la sesión:

  1. Una posición invertida es decir que la cabeza se encuentre por debajo del corazón. Esto es buenísimo para las vísceras que siempre están con la gravedad hacia nuestras piernas. La posición invertida hace que se muevan y recoloquen de otra forma
  2. complejo-de-las-posturas-invertidas-de-la-yoga-48246198Un ejercicio de relax de 2 a 3 minutos como por ejemplo:
    1. Recorro mentalmente el cuerpo, desde la cabeza hasta los pies, tensando muscularmente, cada zona por unos segundos y relajándola después. (2 a3 minutos)
    2. Atiendo a que inhalo sonriente y luego atiendo que exhalo sonriente. (2 a 3 minutos)

Algunos ejercicios para comenzar el día

1. Al despertarme atiendo a que estoy respirando suavemente, al tiempo que sé (siento y pienso) que: “Estoy respirando suavemente mientras me estoy despertando” (2 a 3 minutos)

2. Atiendo a que me estoy masajeando suavemente con las dos manos la cabeza, el tronco, y las piernas al tiempo que sé (siento y pienso) que: “Me estoy masajeando suavemente” (2 a 3 minutos)

3. Atiendo a que me cepillo lentamente, los dientes, mientras pienso y siento que : “estoy cepillándome los dientes” (2 a 3 minutos)

4. De pie ante el espejo del baño atiendo la sensación que me produce mi gesto sonriente, mientras pienso y siento que : “estoy sonriendo” (2 a 3 minutos)

Atiendo a la respiración

1.Inhalando por la nariz y exhalando por la boca, cuento mentalmente cada vez que exhalo. (consecutivamente desde el 1 hasta llegar al 30)

2. Elevo un brazo cada vez que inhalo y lo bajo cada vez que exhalo. (1 a 5 minutos)

3. Cuento mentalmente, cada vez que mi diafragma sube con mi inspiración (consecutivamente desde el 1 hasta llegar al 30)

4. Atiendo a la sensación de frescura en mi nariz, cuando inhalo y de calidez cuando exhalo. (1 a 5 minutos)

5. Atiendo con una sonrisa, a que estoy presente cuando inspiro. Atiendo con una sonrisa, a que estoy presente cuando espiro. (5 a 10 minutos)

Si estás interesado en realizar estas sesiones e indagar un poco más, os aconsejamos este manual de atención al presente de donde hemos sacado esta sesión y que va mucho más allá en la práctica de la atención consciente.

Empezar por el principio

Ir al siguiente capítulo

 

Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies